Inicio » Notas ThinkEPI 2011 » Bibliotecas y bibliotecarios en búsqueda de la innovación perdida

Bibliotecas y bibliotecarios en búsqueda de la innovación perdida

Resumen:
A pesar de que los profesionales de la información trabajan con las tecnologías más nuevas, a veces se percibe poca innovación en sus servicios. Se reflexiona sobre las dotes de innovar que tienen los profesionales y los estudiantes de biblioteconomía y documentación. Se consideran las posibilidades que tienen de ser innovadores, dadas las estructuras existentes y las dotaciones de cargos directivos que a veces son reacios a los cambios.

[Leer más...] Bibliotecas y bibliotecarios en búsqueda de la innovación



Cómo citar este artículo:
Lozano, Roser. “Bibliotecas y bibliotecarios en búsqueda de la innovación”. Anuario ThinkEPI, 2011, v. 5, pp. 73-77.

Etiquetas: , , , ,

2 respuestas a Bibliotecas y bibliotecarios en búsqueda de la innovación perdida

  1. Carmen Varela Prado
    A VECES LA INNOVACIÓN ESTÁ EN EL TRABAJO DIARIO

    Por Carmen Varela Prado

    Aunque ya hace días que esta nota de Roser Lozano fue publicada, la retomo para compartir algunas reflexiones sobre el tema que plantea a punto de cerrar la puerta del 2010 y abrir la del 2011 con una buena dosis de incertidumbre.

    El contexto social, político y económico afecta negativamente a todos los colectivos sociales y es difícil sustituir la incertidumbre por expectativa y por oportunidad para encontrar nuevas vías y soluciones.

    El tono del discurso de Roser no es muy optimista y comparto muchas de sus reflexiones y respuestas que da a las mismas, tantas veces, tema de conversación entre compañeros/as bibliotecarios y en otros grupos ajenos.

    Ciñéndonos a nuestra profesión y a pesar de que continuamente estamos hablando de reinventarnos, no cabe la menor duda que tenemos que cambiar en muchos aspectos por propia pervivencia del colectivo, y esto, es algo que fluctúa en el ambiente aun en bibliotecas más resistentes a adoptar ningún cambio.

    Estoy de acuerdo que la capacidad de innovación va insertada en la personalidad de las personas más que en las organizaciones, personas inquietas, con imaginación tanto en su vida profesional como personal, capaces de salir de la espiral y el convencionalismo. Innovar implica arriesgar, es ir contra el sistema establecido y es preciso contar con grandes dosis de fortaleza y perseverancia para desarrollar una idea que casi siempre surge en solitario como diseñador pero que siempre necesita apoyo para la ejecución, y cuantas se quedan en el diseño, porque los obstáculos acaban por anular la idea y la persona frustrada vuelve a la espiral.

    Cuando se refiere al perfil de los jóvenes y futuros profesionales innovadores, la proyección no deja de ser similar a otras titulaciones, intentamos formar para la adquisición de competencias intentando generar mentes abiertas, reflexivas, analistas, creativas… y los sistemas de acceso a la función pública en poco valor ponen la capacidad de innovación y creatividad, véase como alcanza una plaza un juez, un maestro, etc. Y en la empresa privada los empleadores apuntan que los jóvenes profesionales aportan un título que avala sus conocimientos pero carecen de habilidades para saber hacer. Por tanto se da claramente una disfunción total entre el sistema educativo y el mercado laboral.

    Sin embargo, no quiero ser pesimista ante el futuro. Tenemos que tener en cuenta que todo ha ido muy rápido en estos últimos años y no hemos tenido tiempo de adaptarnos a las nuevas necesidades, perfiles, sistema educativo, exigencias profesionales, pero siempre hemos sido un colectivo innovador y puntero en muchos aspectos.

    No vamos a salvar el mundo pero si podemos jugar un papel importante y debemos adoptar esa responsabilidad. A veces la innovación está en el trabajo diario, en la flexibilización de las normas, en estrategias concretas y puntuales, en planificar teniendo en cuenta la realidad o las distintas realidades, aprovechando todas las oportunidades, intentando conjugar esfuerzos con otros colectivos y compartiendo las experiencias, los problemas entre nosotros para buscar soluciones a través de nuestras buenas prácticas que como colectivo nos honra por la capacidad innata de cooperación, que si no abarca a todos/as, sí a muchos.

    Afrontar el futuro con cierto grado de optimismo e ilusión contribuirá a impulsar el cambio.

    Querida Roser, afrontemos este nuevo año como el lince, “demos vida a los sueños para no matar el alma […]”.

  2. AGENDA DIGITAL EUROPA 2020

    Por Xavier Agenjo

    1. Europeana Data Model.
    2. Linked Open Data.
    3. MARC21/RDA.

    Más resumido imposible.
    Más claro, agua.
    Más difícil, dado el estado actual de la biblioteconomía en España, impensable.

    Marco Legal: La Agenda Digital Europa 2020, aprobada en su versión definitiva el 26 de agosto de 2010, en la que consagra a Europeana como acción clave 15.