Inicio » Notas ThinkEPI 2014 » Comunicación y Documentación: dos disciplinas convergentes pero distintas

Comunicación y Documentación: dos disciplinas convergentes pero distintas

Resumen:
Se realiza un análisis comparativo de dos comunidades académicas españolas: documentación y comunicación. Para ello se describe brevemente la implantación de los respectivos estudios en España y se analizan los tamaños de ambas comunidades, así como su producción científica internacional, contrastándose ambas variables. Nos encontramos ante dos comunidades jóvenes, aunque la implantación de documentación ha sido posterior. Presentan una gran desigualdad en número, medido en centros donde se imparten sus respectivos grados, y en el tamaño de las comunidades: comunicación quintuplica a documentación en número de profesores. Por el contrario, analizando la producción internacional, el área de documentación triplica en producción científica a comunicación, publicando además en revistas de mayor impacto.

[Leer más...] Comunicación y documentación: dos disciplinas convergentes pero distintas



Cómo citar este artículo:
Repiso-Caballero, Rafael; Torres-Salinas, Daniel . “Comunicación y documentación: dos disciplinas convergentes pero distintas”. Anuario ThinkEPI, 2014, v. 8, pp. 225-229.

Etiquetas: , , , ,

1 respuesta a Comunicación y Documentación: dos disciplinas convergentes pero distintas

  1. ENTRE LA COMUNICACIÓN Y LA INFORMACIÓN & DOCUMENTACIÓN: LA POSICIÓN DE EPI
    Por Javier Guallar

    La interesante nota ThinkEPI de Repiso-Caballero y Torres-Salinas pone sobre la mesa el debate sobre las relaciones a varios niveles en España entre las disciplinas de la Información y Documentación y la Comunicación. Como el punto de partida de la nota así como algunas referencias van dedicados a la revista El profesional de la información (EPI), nos ha parecido oportuno comentar desde EPI nuestro punto de vista.

    No entraré aquí a comentar lo que es la mayoría del contenido del ThinkEPI de Repiso-Caballero y Torres-Salinas (la descripción de la situación de ambas disciplinas en España), sino que me referiré exclusivamente a la posición de EPI al respecto, mostrando un poco la historia del proceso de inclusión de textos de Comunicación en la revista.

    Efectivamente, la entrada de EPI en la categoría “Communication” del SJR de Scopus y en la base de datos “Communication Source” de Ebsco, ha hecho visible una situación que no es novedosa en sí misma, ya que es una realidad en los últimos años de la revista. ¿Cómo empezó esto? Pues la publicación de artículos de temáticas de Comunicación (principalmente de Periodismo) se empezó a producir de manera natural a lo largo de la década pasada, en principio fundamentalmente por las aportaciones de algunos autores que relacionan en sus trabajos Comunicación y Documentación. Es el caso por ejemplo de varios artículos en EPI de autores como Lluís Codina o yo mismo entre otros, que tratamos a menudo sobre periodismo desde una perspectiva de documentación. Son textos de los que se puede decir que en su mayoría tendrían cabida tanto en revistas de Comunicación como de Documentación.

    Téngase en cuenta también para entender lo anterior (y esto no aparece en la nota de Repiso-Caballero y Torres-Salinas), que las asignaturas de Documentación informativa (y denominaciones similares) se imparten mayoritariamente (con algunas excepciones) en las Facultades y en los Grados (antes en Licenciaturas) de Comunicación, y no de Documentación. Por ello los profesores que imparten dichas temáticas y realizan investigación sobre las mismas están adscritos en mayor medida a Periodismo que a Documentación.

    Ese contacto e incluso hibridación entre Documentación y Comunicación, no es por tanto una estrategia o una “moda” reciente a la que se haya apuntado la revista. El origen de la aparición de artículos que se podrían considerar de comunicación en EPI viene de ahí, de las aportaciones desde hace más de diez años de autores como los antes citados y de otros, entre otros muchos, como Eulàlia Fuentes, Àngels Jiménez, Alfonso y José López Yepes, Pere Masip, Juan Carlos Marcos Recio, J. M. Sánchez Vigil, Mari-Carmen Marcos, Cristòfol Rovira, Rafael Pedraza, Jorge Caldera, María Rubio Lacoba… Así, algunos trabajos de estos autores, (de Documentación & Periodismo, podríamos decir), abrieron la puerta en la revista a ampliar el foco en años más recientes hacia otros trabajos de autores ya puramente de comunicación (por ejemplo, Díaz-Noci, Salaverria, Micó, etc). Y he obviado hasta ahora referirme a autores que provienen del ámbito profesional, pero es bien conocido, como el propio título de la revista indica y nuestros lectores bien saben, que EPI no sería igual sin las aportaciones de los textos escritos por profesionales; y en el caso que nos ocupa, de tantos artículos escritos por documentalistas de medios de comunicación primero y ahora también, y junto a ellos, de periodistas y otros profesionales de la comunicación.

    En resumen, la presencia de textos de Comunicación en EPI ha sido gradual y natural. En la actualidad la línea de la revista en lo que se refiere a la publicación de trabajos de Comunicación, no olvida el foco esencial y principal de la revista que sigue estando en Información y Documentación. Y por ello, los responsables de la revista nos planteamos siempre, ante la inclusión de un trabajo de Comunicación, que éste sea de interés desde el punto de vista de la Información y Documentación.

    Lo repito porque nos parece importante destacarlo: trabajos de Comunicación que pensamos que no tienen interés desde el punto de vista de las ciencias de la Documentación no entran en el foco de interés de la revista.

    Para acabar, señalar que por parte de EPI consideramos que nosotros sólo somos un actor más dentro del conjunto del panorama de las relaciones entre ambas disciplinas, que es el tema más amplio que plantea la nota de Repiso-Caballero y Torres-Salinas, y que no creemos en este sentido que sea tan importante nuestra publicación para incidir tanto como parecen señalar los autores en el devenir de ambas disciplinas en España.

    Quede claro que por nuestra parte deseamos lo mejor para el desarrollo de ambas disciplinas y profesiones, y no aspiramos a nada más (ni a nada menos) que a publicar trabajos de calidad en lo que son nuestros focos temáticos de interés.