Inicio » Notas ThinkEPI 2013 » Adaptación y reacciones del sector bibliotecario a la crisis de presupuestos públicos para Cultura

Adaptación y reacciones del sector bibliotecario a la crisis de presupuestos públicos para Cultura

Resumen:
Se describe cómo durante 2012 el Gobierno ha disminuido la financiación pública en España destinada a los servicios culturales y en particular a las bibliotecas. Por ello, se analiza el impacto que este problema ha tenido en los servicios bibliotecarios, y se explican algunas alternativas para reducir los daños, como la colaboración de los usuarios y la microfinanciación colectiva (crowdfunding). Se concluye argumentando que en todo caso la financiación pública sigue siendo imprescindible para la estabilidad de estos servicios, y que el colectivo de bibliotecarios debe reivindicarla.

[Leer más...] Adaptación y reacciones del sector bibliotecario a la crisis de presupuestos públicos para Cultura



Cómo citar este artículo:
Gómez-Hernández, José-Antonio. “Adaptación y reacciones del sector bibliotecario a la crisis de presupuestos públicos para Cultura”. Anuario ThinkEPI, 2013, v. 7, pp. 138-145.

Etiquetas: , , , , ,

2 respuestas a Adaptación y reacciones del sector bibliotecario a la crisis de presupuestos públicos para Cultura

  1. CAMBIO DE ÉPOCA
    Por Pedro Quílez

    A veces es bueno recapitular y es mejor si lo lees a un amigo. Esta entrada de J.A. Gómez que nos trae sus palabras y también las de otros que han pensado sobre el presente y el futuro (como Lluís Anglada o Paco Jarauta) es un buen punto desde el que afrontar este 2013 que promete más recortes y más espíritu mercantil a corto plazo. Todo se convierte en apostar por plantar árboles de crecimiento rápido (que no dan sombra ni raíces y que esquilman la tierra) en lugar de plantar encinas, olivos o modestos pinos, que tardan mucho en crecer pero valen mucho más. Hay prisa en rentabilizar la cultura y todo lo que no tenga taquilla o cuenta (con superávit), es un estorbo.

    Pero también hay en este texto trazos de esfuerzos privados de personas que creen en esa siembra lenta y que desde los márgenes están intentando hacer cultura sin ayuda y sin pedir nada a cambio. Y cuando digo privados me refiero al esfuerzo personal llevado con mucha imaginación y vocación, no a ninguna inversión porque no la hay.

    ¿Vivirán las bibliotecas del crowdfunding?, ¿necesitarán fundraising? Igual necesitamos primero un diccionario de inglés o llamar a estas cosas colectas, suscripciones o patrocinio, como toda la vida se ha hecho. Y en cuanto a la necesidad: no, si sabemos defender las últimas fronteras de lo público; y sí, si el desmontaje es demoledor y nos vemos obligados a hacerlo.

    Lo que no debemos perder de vista es salvaguardar la poca o mucha independencia que tenga cada uno de nuestros centros y no venderla a las inversiones.

    Dijo Antonio Rodríguez de las Heras que no estamos en una época de cambios sino en un cambio de época y yo lo creo. Nadie sabe en qué va a parar todo esto pero debemos tener claros unos límites mínimos y José Antonio nos alerta del peligro que corren. Que corremos todos.

  2. José-Antonio Gómez-Hernández

    PATROCINIO Y MECENAZGO
    Por José-Antonio Gómez-Hernández

    Sobre los temas de patrocinio y mecenazgo, de acuerdo contigo, creo necesario insistir en la diferencia entre la iniciativa pública en servicios culturales que son obligatorios, con carácter de servicio público (por ejemplo, las bibliotecas, tanto públicas como educativas), y el amplio abanico de “servicios”, eventos o proyectos que la Administración ha ido promoviendo como actividades culturales. Los servicios culturales básicos como nuestras bibliotecas tienen que seguir financiándose de modo estable por la Administración, por más que intentemos complementarlos con el apoyo privado.

    Y olvidé en mi anterior nota mencionar que la revista Teka, de la Asociación Navarra, recoge varios trabajos sobre el efecto de la crisis en las bibliotecas y el sector cultural en su número 24:
    http://issuu.com/asnabi/docs/tk24