Inicio » Notas ThinkEPI 2009 » Para qué puede servir un mundo virtual como SecondLife y Realidad Aumentada

Para qué puede servir un mundo virtual como SecondLife y Realidad Aumentada

Resumen:
Hasta hoy el paradigma de la interacción hombre-ordenador ha girado en torno a la interacción con interfaces bidimensionales poniendo de manifiesto la fuerte dicotomía existente entre lo real y lo digital. Con la llegada de los mundos virtuales se abren nuevas posibilidades para desarrollar espacios que pueden ser más adecuados, según las circunstancias, para mostrar a los usuarios determinado tipo de información, recrear lugares físicos u objetos que representen con gran fidelidad los del mundo real, geoposicionarlos o interaccionar con ellos superando las limitaciones de las imágenes bidimensionales y de la palabra escrita. Por último, la llegada de la realidad aumentada pretende ir más allá de la simulación de un entorno tridimensional en una superficie plana como un monitor mostrando directamente en tres dimensiones los objetos virtuales digitales y aprovechar todas las ventajas que de ello se derivan para el aprendizaje y el conocimiento humano.

[Leer más...] Para qué puede servir un mundo virtual como SecondLife y Realidad Aumentada



Cómo citar este artículo:
Tosete, Francisco . “Para qué puede servir un mundo virtual como SecondLife y Realidad Aumentada“. Anuario ThinkEPI, 2009, v. 3, pp. 185-191.

Etiquetas: , , , ,

11 respuestas a Para qué puede servir un mundo virtual como SecondLife y Realidad Aumentada

  1. GMAPS: UNA ALTERNATIVA AL GEOPOSICIONAMIENTO DE PRODUCTOS

    Por Oskar Calvo

    El problema que yo le veo a los mundos virtuales es que requieren de una gran inversión económica. Por un lado, pensar sólo en volcar todo el catálogo de Zara todas las temporadas para una mínima parte de las compras reales no compensa.

    Por otro lado, para geoposicionar información o productos es mucho más económico gmaps, la nueva opción de visualización de las ciudades a la altura de la calle puede ser mucho más práctico para geoposicionar productos.

    Además, sin existir un “avatar” como en SecondLife, sí se puede interactuar en cierta medida con el medio y recuperar información según se va avanzando. Gmaps es una opción muy interesante que nos permitirá trabajar con el mundo real, y el coste de “volcado” de contenidos es inferior a los mundos virtuales, ya que gmaps puede “trabajar” con la Web sin problemas.

    Los mundos virtuales los veo más como lugares para “grupos” de usuarios que se “agrupan” por algún tipo de hobby común. Aunque los hologramas son un avance muy interesante, no dejan de ser una realidad que interactúa con una ficción.

  2. LA UNIVERSIDAD CARLOS III DE MADRID EN SECOND LIFE

    Por: Paco López Hernández

    Quiero agradecer enormemente a mi tocayo Francisco Tosete que haya hablado del proyecto que he coordinado en la Biblioteca de la Universidad Carlos III y aprovechar su interesante mensaje para aportar algunas cosillas relativas a este proyecto:

    1.- Coincido con él que la interfaz de Second Life se podría calificar hasta de infumable si la comparamos con la de los videojuegos más modernos; a mí me recuerda más a ese “Doom” que hace diez o doce años utilizábamos algunos para quitarnos el estrés destripando monstruos que a lo último de lo último en infografía…

    2.- También coincido con que, hoy por hoy, el sistema de búsqueda dentro del metaverso sigue siendo bastante rudimentario; pero todo esto tendría que preocuparnos si actualmente se pudiera extrapolar Second Life a una maraña mundial de información como lo es el Web.

    Second Life o, mejor dicho, los diferentes y cada vez más numerosos mundos virtuales, es probable que en el futuro tengan otro papel, pero ahora mismo no dejan de ser entidades estancas, aisladas, sobre las que se está experimentando para que pasen a ser otra cosa gracias a su interconexión.

    Con esa filosofía hemos creado nuestro campus allí, no para aportar más información a una red existente, sino para nuestro propio uso con nuestros propios usuarios como destinatarios, aunque sin desdeñar en absoluto la visibilidad que pueda proporcionarnos.

    Y, además, junto con la distribución más o menos ordenada de información, nuestro campus quiere tener otras utilidades que son innegables: como punto de trabajo en común y a distancia y como medio de apoyo para la formación, algo que precisamente esta semana pretendemos estrenar dando cursos básicos de acogida a un pequeño grupo de alumnos de las titulaciones semipresenciales.

    3.- El manejo de los “avatares” (y lo que les rodea: ¡el inventario!) puede en principio parecer dificultoso; lo sé de primera mano porque hay compañeros que me han dicho que pasaban más tiempo chocándose contra las paredes que otra cosa (¡menos mal que no duele!). Sin embargo, pensemos en esos “nativos digitales”, como los llamó Juan Cueto que, a diferencia de los que accedimos a la tecnología en la era del Spectrum, no han tenido que aprender a utilizar estos medios como “lengua extranjera”. Comentarios como “yo fui incapaz de moverme, pero ayer se metió mi sobrina y no veas como marchaba”, también han sido habituales.

    4.- Por último, me gustaría corregir la url de acceso a nuestro campus. En esta:

    http://www.uc3m.es/portal/page/portal/biblioteca/aprende_usar/calendario/Biblioteca-Campus_virtual_en_Second_Life

    Se encuentran nuestras páginas Web de apoyo, y mediante esta Slurl:

    http://slurl.com/secondlife/Universidad%20Carlos%20III/138/102/23

    Y teniendo instalado el cliente de Second Life se puede acceder a nuestro campus allí.

  3. Isabel Gutiérrez
    LA INACCESIBILIDAD Y FALTA DE INTERACTIVIDAD EN SECOND LIFE

    Por: Isabel Gutiérrez Sánchez

    La verdad es que respecto a Second Life soy muy escéptica, por dos motivos.

    El primero es que estos mundos virtuales son inaccesibles y Second Life no está distinguiéndose por trabajar en ese campo. Cuando tengamos problemas de muñecas y de pulso entre otros, va a ser divertidísimo manejar el muñeco. Eso si no os ha tocado la lotería de una discapacidad grave, que entonces, pues no podéis ni entrar.

    El segundo motivo es que, como juego de rol, es malísimo, y por definición un juego de rol es en el que te creas un personaje para interactuar con otros personajes en un mundo concreto y bajo sus presupuestos y coherencia interna.

    Y hablo como jugadora de rol desde mi más tierna adolescencia, que puedo asegurar que llevo jugando más de la mitad de mi vida y que conocí a mi marido precisamente en una partida de rol.

    En este caso, Second Life es muy malo, si quieres actuar tienes que invertir mucho dinero y sólo para lo de siempre: juergas y rollos virtuales; en ese sentido, cualquier rolero y muchos de los nativos digitales prefieren jugar en otros juegos que permitan más versatilidad y, sobre todo, que no tengas unas esperas para cualquier movimiento que te lleven al suicidio o a mirar cómo crece la hierba.

    Ya sé que me diréis que si las tiendas y las universidades, y que es un sistema con mucho potencial económico y para dar servicios en serio por instituciones solventes, pero sinceramente, mientras Furnation sea uno de los sitios más exitosos, no creo que la gente vaya al campus.

  4. SECOND LIFE NO SÓLO COMO HERRAMIENTA DE ENTRETENIMIENTO

    Por Paco López Hernández

    Bien, parece ser que hay quienes no opinan lo mismo que Isabel Gutiérrez sobre la accesibilidad en Second Life. Sólo dos ejemplos, para no cansar:

    - Una universidad japonesa se molesta en hacer experimentos para que cualquier persona discapacitada pueda manejar su “muñeco”:
    http://www.reuters.com/article/technologyNews/idUST29565020071127?feedType=nl&feedName=ustechnology

    - Unos 125 usuarios de Second Life, que padecen desde esclerosis múltiple hasta distrofia muscular, han creado allí su punto de encuentro, llamado The Heron Sanctuary:
    http://nwn.blogs.com/nwn/2008/01/disabled-find-s.html

    Por mi parte, la faceta de Second Life como “juego de rol” es la que menos me interesa y no es precisamente la que hemos tenido en mente para ofrecer este servicio a, entre otros, nuestros “nativos digitales”, porque una cosa es ser un “nativo digital” y otra que el único interés de estas personas sea la PlayStation o el juego de rol.

    ¿Que Furnation es uno de los lugares más exitosos? No puedo negarlo, pero llevo en Second Life desde mayo de 2007, tiempo durante el cual me ha dado tiempo a recorrer muchos lugares y, sobre todo, a conocer a mucha gente, y hoy es la primera vez que leo esa palabra y que sé de la existencia de esos espacios, sin haber oído jamás hablar de ellos a mis muchos interlocutores dentro de Second Life.

    Que lugares como ése (u otros dedicados a las guerritas, a los juegos de azar e incluso a la prostitución o al sexo) sean muy populares en Second Life, y eso se utilice como argumento para decir que la gente no va a usar las iniciativas que se pretenden serias, a mí me parece como decir que como hay muchas páginas web dedicadas a apuestas, a sexo, a pornografía, incluso a quienes gozan con disfraces de muñecos de peluche y demás, nadie va a utilizar las páginas web que pretenden ser serias. Y, sobre todo, deja muy claro que no se ha seguido, por ejemplo, la evolución del llamado “Information Archipelago“, iniciativa de Opal y Alliance Library System que cuando yo empecé en esto tenía ocho Sims mal contados y ahora pasan holgadamente de 50.

    Porque quiero recordar que, al menos para mí y con relación al trabajo que allí desarrollamos, Second Life es una herramienta y no un juego.
    Es muy entendible que el uso de herramientas novedosas cree escepticismos, siempre ha sido así desde que el mundo es mundo (y más aún el mundo bibliotecario, tan apegado a tradiciones sacrosantas), pero no podemos emprender nada si ya salimos derrotados. Más aún cuando en muchos sitios bastante serios (Harvard, Stanford, Sjsu, Hertfordshire, Aveiro, Glasgow Caledonian, etc.), la gente sí está yendo al campus.

  5. Isabel Gutiérrez
    ¿DISEÑO PARA TODOS EN SECOND LIFE?

    Por Isabel Gutiérrez Sánchez

    Agradezco a Paco López sus enlaces, pero esas noticias no cambian nada el problema. Primero los experimentos son eso: experimentos. La importancia para la accesibilidad de un producto o servicio es cuando esa tecnología está asentada y, sobre todo, generalizada en el uso.

    Porque primero sale la noticia con el prototipo y luego, en muchas ocasiones, se queda en agua de borrajas, y conozco muchos ejemplos de ello, como “bastones para ciegos que dan señales acústicas”, etc.

    Por otro lado, la propia definición de accesibilidad hace referencia al diseño para todos, es decir, que pueda utilizarse por todo tipo de usuarios, sin importar sus características de manera cómoda y segura. Y en estos loables experimentos y comunidad de Second Life, sólo veo discapacitados motóricos, y de un tipo bastante concreto, que son las personas con daños neurológicos y musculares.

    Pero si hablamos de otras discapacidades, sigue siendo inaccesible y, por definición, mientras haya un colectivo de personas que no pueda acceder, es inaccesible.

    No olvidemos que la discapacidad es un fenómeno muy variado, con una casuística muy grande, desde discapacidades motóricas, sensoriales, psíquicas, psiquiátricas, de socialización, enfermedades degenerativas, y muchas más.

    Respecto a que hay muchos campus y muchas instituciones serias haciendo un gran trabajo, no lo niego, pero me parece que la mayoría de la gente lo ve como un juego de rol y un pasatiempo. Y puede ser interesante probar cosas nuevas para captar y fidelizar usuarios pero, sinceramente, todos sabemos que todavía queda mucho trabajo por mejorar las bibliotecas en los servicios básicos, y los presupuestos son ajustados cuanto menos.

  6. INICIATIVAS PARA COLECTIVOS DISCAPACITADOS EN SECOND LIFE

    Por Paco López Hernández

    Aunque parezca que estamos en polos opuestos (que creo que en realidad no es así).

    ¿Second Life para ciegos? Sí:
    http://www.blindsecondlife.blogspot.com/

    ¿Y para sordos? También:
    http://slhealthy.wetpaint.com/page/Deaf+Community+in+Second+Life?t=anon

    ¿Ha de preocuparnos cómo ve la mayoría de la gente Second Life? Creo que no. De la misma manera que tampoco ha de preocuparnos, por ejemplo, la forma en la que la mayoría de la gente ve las bibliotecas: meras salas de estudio que sólo salen en los medios de comunicación en “épocas de exámenes” para decir si amplían o no los horarios, aunque sea abriendo con guardias jurados.

    Repito: se trata de una herramienta. Una herramienta nueva, diferente, familiar para grupos de población que, en el caso de bibliotecas universitarias, son interesantísimos: jóvenes de 18 años y poco más, “nativos digitales”, acostumbrados a ese tipo de interfaces (por fea y mejorable que sea la de Second Life).Veámoslo así.

    En cuanto a la accesibilidad, querer es poder. Mucha gente con esos problemas aprovecha, y bien, Second Life. Incluso se podría pensar en una herramienta de este tipo como un medio que podría ayudar en la educación de ciertos tipos de discapacitados. Y no hablo de oídas, porque un miembro de mi familia tiene síndrome de Asperger (una forma de autismo).

  7. Isabel Gutiérrez
    PROTOTIPOS ACCESIBLES, ¿PARA CUÁNDO Y A QUÉ PRECIO?

    Por Isabel Gutiérrez Sánchez

    Sí, está siendo interesante de verdad. Pero he podido leer los artículos que ha mandado Paco López y, realmente, son estudios preliminares que marcan camino pero ni siquiera tienen un prototipo establecido. Así que la comercialización va para largo y, desde luego, no quiero saber el precio. Si un reproductor Daisy cuesta la friolera de 300 euros aproximadamente, este sistema de audio-guía y vibración va a ser prohibitivo.

    Además, resulta muy frustrante contarle a la gente, ahora no puede acceder y la accesibilidad de Second Life y otros mundos virtuales son proyectos, que tal vez en tres años tengas suerte y saquen un producto que te cueste 3.000 euros; y las cifras no me las invento, porque hasta 2008 no había ningún programa de adaptación viable para los GPS, por cierto, diseñado por Code Factory, que es una empresa de Terrasa que rompe la pana en los revisores de pantalla de dispositivos móviles.

    Y respecto a la accesibilidad, sí, soy muy escéptica, pero la realidad es tozuda y quedan muchas cosas por mejorar, y siempre encuentras problemas de accesibilidad donde supuestamente no los hay, como muchos de los proveedores de información conocidos y contratados por todos.

    Lamentablemente, existe la idea de que si hay una rampa en el edificio y tenemos el Opac accesible, pues ya no hay problemas de accesibilidad para nadie.

    Teniendo en cuenta que en España las bibliotecas no deslumbran por sus presupuestos, creo más importante priorizar la inversión en arreglar muchas de las cosas que ya tenemos, comenzando por la usabilidad y accesibilidad de muchos webs, así como de los productos y servicios de los proveedores que contratamos y que debemos verificar que son accesibles, por ejemplo.

  8. CRÍTICA AL GEOPOSICIONAMIENTO

    Por Jordi Pradas

    Totalmente de acuerdo con Isabel Gutiérrez. De las aplicaciones de la llamada Web 2.0 hay algunas muy útiles para el mundo bibliotecario actual (perdón, documentalista, arquitectos de la información, como se llame esta gente), y otras que me parecen una chorrada descomunal, empezando por el Facebook de mis entretelas (fulanito se ha hecho amiguito de la Biblioteca de Wisconsin) y el Second Life, que además de malo, es un muermo de aquí te espero.

    Antes de que sea factible toda esta historia del geoposicionamiento, Google o cualquier otro nos meterá la biblioteca en casa, por lo que ya no tendremos que geoposicionarnos demasiado, y si nos han de operar de cataratas o hacer la mayonesa, pues tampoco creo que Second Life nos vaya a ser de gran utilidad, porque ya existirá alguna cosa mejor.

    Hasta que no llegue la geoposición, y puestos a elegir, quedémonos con algo más movidito y que atraiga a nuestra clientela, por supuesto ávida de inquietudes intelectuales y necesidades informativas irrefrenables, y a tal efecto propongo la vía sangrienta modelo Call of Duty, en la que una alianza de bibliotecarios trepadores y usuarios ruidosos desalojan de las playas de Normandía y las calles de Stalingrado a los bibliotecarios malos y auxiliares peores que se pasan todo el día haciendo algo tan anticuado y poco geoposicionable como mandar callar a la soldadesca.

    Creo que tanto en el mundo real como en el virtual, la gente tiende más al intercambio de fluidos corporales, aunque tengan forma de píxel, que al metaverso o a la circulación por las bibliotecas en forma de avatar, en donde uno aprovecha para rejuvenecerse y enseñar los calzoncillos.

  9. ¿SON LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS TOMADAS EN SERIO?

    Por Paco López Hernández

    Por supuesto que a todos nos toca hacer cosas bastante pedestres en nuestro trabajo, ¿o acaso yo no he tenido hoy mismo que echar la bronca al típico grupito que cree que está aquí de guateque?

    Pero si estas “pedestridades” nos tienen tan quemados que sólo sabemos cachondearnos de las cosas nuevas que llegan (algo, por otra parte, muy celtibérico), por muy raras y extravagantes que en principio puedan parecernos, pues no sé de qué nos quejamos luego de “falta de visibilidad” de que “la sociedad no nos quiere” y jeremiadas por el estilo.

    ¿Nos dejamos de chorradas como Facebook o Second Life y seguimos con el espacio después de los dos puntos, con los corchetes si la cosa no viene de la fuente principal y las sempiternas peleas con los usuarios revoltosos por los siglos de los siglos?

    Es una opción. Como también se puede optar entre intercambiar fluidos corporales o vagar por una biblioteca, ya sea “in corpore” o como avatar. Yo, en particular, elijo lo primero, sin duda y sin recurrir, como hizo el añorado José Luis Coll, a una prolija explicación para demostrar que es mucho mejor que te regalen 10.000 euros a que te den una paliza.

  10. APLICACIONES MÁS FUNCIONALES PARA EL QUEHACER BIBLIOTECARIO

    Por Jordi Pradas

    En respuesta a Paco López (y personalmente lo dejo aquí, para evitar que éstas discusiones se eternicen y que ganen con la entrada de nuevos contertulios, si los hubiere), en mi anterior mensaje decía bien claramente (y eso se habrá entendido, siendo como era la primera fase del escrito), que, desde mi escasamente documentado punto de vista, existen aplicaciones de la llamada Web 2.0 mucho más funcionales y adecuadas para el quehacer bibliotecario que Facebook y Second Life.

    En segundo lugar, también decía, en efecto, y esto también es altamente inteligible, que Facebook y Second Life me parecen una chorrada.

    En tercer lugar, yo no me quejo nunca de que la sociedad no me quiera; esto son discusiones iwetelísticas que sigo con atención, pero de las que no participo ni participaré nunca.

    En cuarto lugar, debe haber un punto intermedio entre lo celtibérico que representa no aceptar ninguna novedad y el papanatismo de dar por bueno cualquier cosa que se ponga de moda, y encima envolverla de un supuesto corpus doctrinal que, al menos a mí, me ha parecido críptico y pedante.

    Finalmente, y lo más importante, no era mi intención ofender a Paco López ni a nadie que esté implicado en este proyecto, ni mucho menos minusvalorar su trabajo, que deseo sea un éxito; ojalá un servidor, aunque en el fondo de su celtibérico cacumen no se lo creyera, tuviese la ocasión de participar en algo por el estilo (aunque se viese obligado a escribir como Fulcanelli) y no a lo que se dedicó y se dedica en su First Life bibliotecaria.

  11. MÁS VALE ALGO QUE NADA

    Por Paco López Hernández

    Jordi Pradas: tiene Vd. razón, yo también lo dejo aquí, no sea que alguien tenga la ocurrencia de querer dar su opinión sobre este asunto tan banal.

    Isabel Gutiérrez: yo soy optimista por naturaleza, y lo que pienso es que menos es nada. Más vale ver que hay esfuerzos por lograr la accesibilidad, aunque sea en estado embrionario y sin perspectiva de aplicación a corto plazo, a que simplemente se hagan las cosas sin preocuparse de las personas que tienen discapacidades.

    Y ya sabes que en estos campos los plazos son muy relativos. Hoy parece que hasta dentro de tres años no va a haber nada y luego puede ser que en seis meses tengamos la solución.

    Aunque… tal vez no merezca la pena preocuparnos…¿Se acordará alguien de esto en 2011?