Inicio » Notas ThinkEPI 2013 » La gestión del tiempo como dimensión de la competencia informacional

La gestión del tiempo como dimensión de la competencia informacional

Resumen:
Se propone la inclusión de cursos sobre “Gestión del tiempo” dentro de los servicios educativos y de alfabetización informacional de las bibliotecas. La competencia de gestión del tiempo es necesaria para los usuarios por varios factores que obligan a consumir mucho tiempo gestionando información: abundancia de contenidos, conexión continua, exceso de tareas, y ubicuidad de la información. Tras esta justificación, se sugieren algunos de los temas a incluir en la formación: procedimientos y herramientas que ayudan a la organización del tiempo, y sobre todo actitudes y valores para decidir cuánto, cómo y cuándo lo empleamos en demandas informacionales y comunicativas.

[Leer más...] La gestión del tiempo como dimensión de la competencia informacional



Cómo citar este artículo:
Gómez-Hernández, José-Antonio. “La gestión del tiempo como dimensión de la competencia informacional”. Anuario ThinkEPI, 2013, v. 7, pp. 28-36.

Etiquetas: ,

9 respuestas a La gestión del tiempo como dimensión de la competencia informacional

  1. IMPACTO INTERGENERACIONAL
    Por Tomás Saorín

    Leyendo la nota de José-Antonio me ha parecido interesante resaltar una idea que aparece allí: parece que la dificultad en la gestión del tiempo conectado sea un problema sobre todo en jóvenes, pero la realidad es que afecta a cualquier profesional de cuello blanco, especialmente la permeabilidad entre su espacio-y-tiempo personal y el laboral. Quizá porque en el medio digital todos somos continuos adolescentes, siempre explorando los límites de otra plataforma, siempre moviéndonos entre la ignorancia, el rechazo, la inmersión, la utilidad y la saturación. La generación Google (o Facebook) no hace referencia exclusivamente a una edad, sino a un momento histórico de impacto intergeneracional.

    En Anales de documentación se publicó la traducción del “Informe CIber” sobre comportamiento informacional de investigador del futuro. Si hay investigadores incontaminados del fenómeno digital, que los hay, lo cierto es que una vez que se contagian, no hay camino de retorno.

    Casualmente, habrá un webinar en nuestro querido SocialBiblio sobre gestión del tiempo. Como decía Eco, “los templarios siempre están por medio”.

  2. COMPORTAMIENTOS SOCIALES TÓXICOS
    Por Juan Alonso

    Felicitar a José-Antonio por su nota, sobre todo por lo que me parece su tesis central: la posibilidad de incorporar la gestión del tiempo en las competencias de un profesional de la información. De hecho es un texto que puede servir para iniciar un buen debate.

    Por un lado, existe esa fantástica realidad tecnológica que nos facilita el acceso a todo tipo de información pero, por otro lado, sí que existe el peligro de generar comportamientos sociales tóxicos relacionados con la saturación y las potencialidades informativas. Saber priorizar y planificar siendo realista con los recursos humanos y económicos de los que se dispone es fundamental para que la actividad profesional se desarrolle satisfactoriamente.

    Por otro lado, aceptar nuestras limitaciones, desconectar, cuidar nuestro cuerpo, dedicar tiempo a la familia y amistades y otras actividades, no se ha de contemplar como una estrategia “útil” que después nos aportará indudablemente una estabilidad física, emocional y energética que hará que nuestra productividad sea mayor y de mejor calidad (esto parece como si tuviéramos que darle un valor de utilidad-rendimiento a nuestro tiempo de ocio, convirtiéndolo en una variable más de nuestro trabajo y llevando el sistema de producción hasta nuestra mundo más emocional), sino que se ha de reivindicar como una cuestión de valores humanos, del tipo de vida que queremos llevar como científicos, docentes y/o profesionales de la información y, en definitiva, del mundo en qué queremos vivir.

    Quizá sería interesante contextualizar estas reflexiones con estudios sociológicos, filosóficos y con aspectos de historia social y de las mentalidades, entre otros. Esto permitiría tener un marco de análisis más amplio y comprender por qué existe la necesidad de estar hiperconectados, etc. Pienso que plantear un estudio teniendo en cuenta la corriente posmodernista y el sistema de producción en el que nos hallamos inmersos nos daría muchos más instrumentos para analizar y debatir sobre esta realidad que apunta, a mi parecer muy acertadamente, el compañero José-Antonio.

    Una curiosidad: existe una tendencia llamada deteching que es una especie de decrecimiento aplicado a la tecnología.

  3. HACER LAS COSAS
    Por Natalia Arroyo

    Contribuyo al tema de la productividad y la gestión del tiempo, compartiendo este artículo de Jo Alcock (2012), en el que se explica el método Getting things done(GTD) (Hacer las cosas), que consiste en un proceso cíclico para ayudar a organizar la información y tomar decisiones sobre qué hacer y cuándo.

    Referencias:

    Alcock, Jo. “Getting things done”. CILIP update, octubre 2012. href=”http://www.joeyanne.co.uk/wp-content/uploads/2012/10/Update_10_pp35-37.pdf” target=”_blank”>http://www.joeyanne.co.uk/wp-content/uploads/2012/10/Update_10_pp35-37.pdf

  4. José-Antonio Gómez-Hernández

    RESPUESTA A NATALIA ARROYO, JUAN ALONSO Y TOMÁS SAORÍN
    Por José-Antonio Gómez-Hernández

    Las observaciones de Natalia, Juan y Tomás se dirigen a aspectos que profundizan y enriquecen lo que intentaba plantear en mi nota.

    La referencia de Natalia Arroyo sobre “Getting things done” es muy interesante. Por lo que veo en su blog, Jo Alcock trabaja precisamente sobre la buena gestión del tiempo de los bibliotecarios, y el material que cita Natalia deriva de un curso para bibliotecarios sobre este tema, para ayudarles a hacer más productivo su tiempo, enseñándoles a organizarse bien la información y priorizar. Esto es algo que yo quería sugerir, la “exposición” de los profesionales bibliotecarios al exceso de información por su voluntad de actualización continua, entre otros factores.

    Sobre la cuestión que plantea Juan Alonso, destaca que el uso del tiempo personal es una cuestión no siempre de rendimiento, sino de valores: Ya hablar de “gestión” del tiempo es una concepción utilitarista, pero estoy de acuerdo con que no siempre hemos de vivir el tiempo desde un enfoque de eficiencia. Esto,como señala, también es una cuestión de valores y libertad individual. Por eso creo que aprender y enseñar a autorregular el tiempo que suponen nuestras prácticas informacionales es cada vez más importante, incluyendo la cuestión de los valores que implica.

    Con este tema no he tratado de forzar ninguna disyuntiva u oposición real-virtual, ya sabemos que el mundo de las redes de información también es un espacio real de comunicación, aprendizaje, discusión y de lo que queramos. Sino de llamar la atención sobre el valor del tiempo desconectado en que uno se encuentra o se enfrenta a sí mismo, como necesario para reelaborar información, encontrar soluciones, profundizar… Puede ser mientras se da un paseo por el campo, se está nadando, leyendo un libro, dando un paseo, colaborando en una actividad comunitaria o de solidaridad…. A mí me suelen venir en estos momentos más que cuando estoy en la navegación hipertexto.

    Hace no mucho Javier Celaya escribía: “Si observamos con un espíritu crítico el impacto que está teniendo la irrupción de las tecnologías sociales en la forma en que acceden a la información en internet y en cómo gestionan el conocimiento, en los hábitos de lectura y escritura de los ciudadanos, en la cantidad de información personal que compartimos sin sentido, en el desconocimiento general que tienen los usuarios sobre las herramientas que utilizan…., podemos deducir que la sociedad que estamos construyendo no sólo no mejora las deficiencias del anterior mundo analógico sino que en algunos aspectos incluso las empeora” (Celaya, 2012).

    Es una llamada de atención y una propuesta de debate sobre la nueva “economía” de la atención y el valor de nuestro tiempo para las empresas de la economía digital, que nos animan a estar continuamente conectados y a compartir cada minuto de nuestra vida.

    Tomás Saorín remarca que esta cuestión no es sólo de adolescentes, remitiendo al “Informe Ciber”. Y, efectivamente, hay entre jóvenes y entre adultos comportamientos informacionales muy similares, más allá de los mitos que atribuyen determinadas prácticas como superficialidad o multitarea, como específicas de la Generación Google. La multitarea es una conducta generalizada en sectores formativos o profesionales, puesto que el contexto de eLearning o teletrabajo facilita que tengamos que combinar actividades de forma diferente, atendiendo a demandas de atención presentes y virtuales.

    Referencias:

    Celaya, Javier. ”¿Autores antidigitales?”. Dosdoce, 5 septiembre 2012.
    http://www.dosdoce.com/articulo/opinion/3777/autores-antidigitales

  5. María-Teresa García-Ballesteros

    LA NECESIDAD DE SELECCIONAR HACIA DÓNDE ENFOCAMOS NUESTRA ATENCIÓN
    Por María-Teresa García-Ballesteros

    Me gusta el cariz que está tomando este debate -la gestión del tiempo-que en una primera mirada podría ser visto como un concepto exclusivamente economicista y que, sin embargo, encierra diversas facetas, como la necesidad de enfocarlo desde un mayor acercamiento a la forma en la que funciona nuestro cerebro, con sus necesidades de tiempo para la asimilación y la reflexión, en momentos “desconectados”, para darnos la posibilidad de profundizar.

    En la publicidad que hago de mi biblioteca, en el marasmo de la actividad hospitalaria, reivindico nuestro espacio físico como “un espacio para la concentración”, como una parte más de las actividades que deben abordar nuestros profesionales en su relación con el aporte de información que les ofrecemos.

    También suelo tratar en la formación la necesidad de seleccionar hacia dónde enfocamos nuestra atención, lo identifico como un reconocimiento de los límites de nuestra capacidad intelectual, con un poco de humor y echando mano del concepto “Infoxicación” …y su tratamiento, que nos regaló Alfons Cornella.

  6. José-Antonio Gómez-Hernández

    EL CORREO ELECTRÓNICO COMO GRAN DISTRACTOR
    Por José-Antonio Gómez-Hernández

    Es lógico vincular la cuestión de la gestión del tiempo al planteamiento de la infoxicación que hiciera Cornella hace años, y muy interesante releer sus textos. El que citas es de 2000 y su contenido parece cada día más vigente.

    Un distractor enorme en el sector profesional es el correo electrónico. Siendo una forma de comunicación asíncrona, que podríamos elegir cuándo leer y responder, sin estrategias defensivas nos deborda. Hace poco circuló un gráfico muy divertido que describía con humor las preguntas que deberíamos hacernos antes de comprobar una y otra vez si tenemos correo nuevo: Es de Wendy Macnaughton, y se publicó en un texto de K. Ellison (“Managing Distraction: How and Why to Ignore Your Inbox), en que la autora observa un paralelismo de su forma de acceder al correo con la conducta de su hijo con déficit de atención (TDAH).
    http://wendymacnaughton.com
    http://www.forbes.com/sites/dell/2012/04/19/managing-distraction-how-and-why-to-ignore-your-inbox

    Enlace a la infografía:
    http://blogs-images.forbes.com/dell/files/2012/04/E-mail-graphic3.jpg

  7. Isidro F. Aguillo

    LOS SIETE MITOS DE LA PRODUCTIVIDAD
    Por Isidro F. Aguillo

    Obtenido a través de Twitter:
    http://lifehacker.com/5965826/seven-productivity-myths-debunked-by-science-and-common-sense

    Seven Productivity Myths, Debunked by Science (and Common Sense)
    1. You Have to Get Up Early To Accomplish Anything
    2. Power Through Your Slumps
    3. Multiple Monitors Increase/Decrease Productivity
    4. The Internet/Information Overload Is Making Us Stupid, So Disconnect to Get Things Done
    5. It’s Impossible to Get Real Work Done at Home/a Coffee Shop/Library/Away from the Office
    6. Sorting and Organizing Is the Solution to Email Overload
    7. [Insert Productivity Technique] Will Fix Everything and Make You a Happy, Productive Person with More Free Time.

    A mí personalmente me encantan los números 3, 4 y 6.

  8. PROCASTINACIÓN
    Por Juan Alonso

    Un artículo que leí en la Jot Down de Antonio Orejudo “Elogio a la desconexión” expone, desde su visión de literato, algunos temas relacionados con la procrastinación y las nuevas tecnologías (quizá desde una visión demasiado nostálgica y, hasta cierto punto, muy personal y ¿por qué no decirlo? muy trillada) pero al parecer sólo está en la versión impresa.

    Sin embargo esto me ha permitido llegar a un post de un blog que me parece muy oportuno, de Antonio Ortiz, de la web Error500.net.
    http://www.error500.net/elogio-desconexion-tendencias

  9. José-Antonio Gómez-Hernández

    INTEGRACIÓN DE LA VIDA FAMILIAR Y PROFESIONAL
    Por José-Antonio Gómez-Hernández

    Qué interesante todo este mensaje, incluyendo los trailers de la película Connected.

    Además creo que su intencionalidad y su contenido no están tan alejados de la descalificación de algunas generalizaciones que venían en el enlace de Isidro. Leyéndolos lo que creo que vienen a decir es que lo importante es el modo de estar conectado, desconectado, concentrado, multitarea o multipantalla en función del objetivo, de la tarea, de la finalidad que se tenga, y de saber distinguir lo apropiado en cada caso. No se trata de complicarnos sobreplanificando cada tarea, ni de estructurar contenidos de correo en decenas de carpetas o subcarpetas, sino de saber filtrar y reducir el volumen que recibimos cancelando suscripciones a listas o grupos, etcétera.

    Lo importante es tener un criterio, y ser conscientes de si nos es útil para nuestra productividad y aprovechamiento del tiempo… Y eso nos lleva al comienzo de la nota: que intentemos incluir como parte de la competencia informacional el aprendizaje de la gestión del tiempo, para su uso con sentido…

    En una entrevista publicada en El País Negocios, a la responsable de la marca CocaCola y su presencia en los Social Media, Wendy Clark, decía que para ella lo óptimo, más que equilibrar vida laboral y familiar, era intentar integrarlas:

    “[…] Tengo tres niños pequeños. Si, por ejemplo, uno de ellos tiene un festival de ballet por la tarde, le acompaño, y cuando termina enciendo mi portátil y trabajo por la noche. Es integrar tu vida en vez de buscar un equilibrio irrealizable”.

    Quizás nos extrañe, pero es una posibilidad dada en los trabajos basados en comunicación y tecnología, que se “deslocalizan” tanto espacial como temporalmente. Y si funciona, perfecto, ha elegido cuándo y por qué hacer cada cosa.