Inicio » Notas ThinkEPI 2007 » La batalla de la asignación de géneros en la catalogación y clasificación de obras de ficción en nuestras bibliotecas

La batalla de la asignación de géneros en la catalogación y clasificación de obras de ficción en nuestras bibliotecas

Recientemente se han distribuido por esta lista algunos mensajes sobre dos cuestiones diversas pero sobre las cuales merece la pena reflexionar un poco. Realmente no hay un punto de conexión directo entre ambas, pero si buscamos un poco en los problemas que subyacen en ellas veremos que sí hay una relación y bastante inmediata.

Por una lado una compañera pidiendo ayuda en relación con la creación de un tesauro para la clasificación de obras literarias. Ciertamente la autora de este mensaje ha dado con uno de los grandes problemas de la catalogación en nuestras bibliotecas ya que esta información en no pocas ocasiones se encuentra asignada de modo arbitrario y sin criterio, en el mejor de los casos, o bien ni siquiera es tenida en cuenta, en el peor. Sin ninguna duda esto es un grave error no sólo considerando la poca consistencia de la catalogación (y del propio catálogo en definitiva), sino que de cara a la recuperación de información por parte del usuario (experto o no) el proceso puede llegar a convertirse en poco menos que una misión imposible.

Pero además, se ha creado otro debate sobre la profesión maestro-bibliotecario y como parece ser más importante en nuestro contexto el hecho de tener bien catalogados los libros. ¿Qué entendemos por tener bien catalogados nuestros libros?, ¿en seguir a rajatabla unas normas y no ser capaces de ver más allá?, ¿tener una información estructurada lógicamente de acuerdo con las obras que componen nuestro fondo y teniendo presente las necesidades de nuestros usuarios? ¿Qué es más importante, un símbolo de puntuación o indicar que una novela trata sobre una historia de amor en plena guerra civil española?

[Leer más...] Asignación de géneros en la catalogación y clasificación de obras de ficción

Cómo citar este artículo:
Castillo-Vidal, Jesús. “Asignación de géneros en la catalogación y clasificación de obras de ficción“. Anuario ThinkEPI, 2007, v. 1, pp. 88-93.

3 respuestas a La batalla de la asignación de géneros en la catalogación y clasificación de obras de ficción en nuestras bibliotecas

  1. Isabel Gutiérrez Sánchez
    A LA GENTE LE RESULTA MÁS SENCILLO LA CLASIFICACIÓN POR GÉNEROS

    Por Isabel Gutiérrez Sánchez

    ¡Hola!

    No solo me parece muy interesante tu aportación, sino algo básico sobre lo que debemos reflexionar. Siempre me he preguntado, porqué las bibliotecas electrónicas de amigotes que se hacen por Internet están clasificadas por géneros, mientras que las bibliotecas públicas o institucionales pasaban ampliamente de ello.

    Cierto es que las bibliotecas institucionales están mucho mejor clasificadas y aportan muchos datos sobre sus caracterísitcas físicas; pero es imposible diferenciar las novelas de Tad Williams de las de Robert Graves y como comprenderéis no es lo mismo leerse Añoranzas y pesares que el Vellocino de Oro, por ejemplo. Sin embargo, en los FTP y otros servidores que monta la gente para intercambiar sus lecturas, no catalogan los documentos salvo lo mínimo, autor, título y si has dado con un meticuloso editorial; pero los géneros y subgéneros están muy bien trabajados y suelen ser la forma de ubicación virtual.

    Con esto quiero decir que al común de los mortales suele encontrar mejor lectura en estos sitios hechos a salto de mata que en las bibliotecas. Lo cual no solo me escuece, sino que me parece algo muy grave a lo que no se le hace todo el caso que debería.

    De hecho, luego nos enfadamos muchísimo cuando decimos que no se nos valora y que cualquiera puede ser bibliotecario, pero si la gente le resulta más cómodo las soluciones de andar por casa que las nuestras… Algo muy malo nos está pasando.

  2. Arena Pisan García
    MÁS IMPORTANCIA AL CONTENIDO

    Por Arena Pisan García

    Genial, sencillamente genial. Has plasmado en este texto todas mis reflexiones sobre las prioridades en catalogación.

    Estoy preparando oposiciones y como consecuencia practicando con la catalogación. Me rompo la cabeza para asignar una materia que indique lo mejor posible el contenido del documento, porque me parece algo fundamental para la recuperación, y luego resulta que cuando mi profesor me corrige los ejercicios, directamente pasa de discutir conmigo si la elección ha sido correcta o no. Sin embargo, nunca deja de señalarme si algún signo de puntuación va precedido o no de espacio y de recordarme que hay que ser meticuloso con la descripción para obtener una correcta recuperación en el catálogo.

    No digo yo que no deba ser así, pero creo que el orden de prioridades o de importancia en la enseñanza de la catalogación, bajo mi punto de vista, está equivocado. Sigue primando la descripción frente al contenido cuando en la práctica suele suceder al revés.

    Es evidente que no puedo hablar todavía como profesional pero si como usuario y sencillamente, a la hora de buscar un documento en el OPAC me resulta mucho más útil el campo materia, cuando está bien definido y devuelve resultados pertinentes y no digamos ya, si el registro cuenta además, con un índice o un resumen.

    Saludos,

    Arena.

  3. Luis Rodríguez Yunta
    EXPERIENCIAS COLABORATIVAS CON EL USUARIO

    Por Luis Rodríguez Yunta

    Hola a todos,

    También hay experiencias de nuevos métodos de trabajo en bibliotecas para asignar materias y géneros en colaboración con los usuarios. Hay una experiencia danesa interesante en http://www.ifla.org/IV/ifla63/63albha.htm. Es una comunicación a la IFLA del 97 en la que se cuenta una experiencia de indización democrática que conlleva por ejemplo que tuvieron que establecer una categoría para novelas cuya protagonista es una niña que tiene un caballo por que realmente era una demanda de lectoras reales.

    No es posible hacer nada a medida del usuario sin contar con él. La clave por tanto no es sólo salir del corsé de las normas sino establecer cauces para contar con las aportaciones de los usuarios. Se me ocurre que las obras literarias en las bibliotecas podrían incorporarse en primera instancia a una sección genérica, del tipo de Novedades, como en los videoclubs, y que fuera luego la opinión de los lectores la que diese la clasificación final.